Apple se “rebela” ante el FBI

Luego del atentado ocurrido en San Bernardino, California, el FBI por medio del tribunal federal de Estados Unidos, le ordenó a Apple a hackear el iPhone que poseía Syed Farook, quien en compañía de su esposa llevó a cabo el atentado en el que fallecieron un total de 14 personas.

Este paso, es dado por el FBI con el fin de determinar posibles cómplices en el ataque, además de confirmar si hay relación con el Estado Islámico por parte de los criminales involucrados en el hecho.

Tim Cook, consejero delegado de Apple, ha determinado el hecho como una “extralimitación” por parte del gobierno norteamericano, por lo que ha propuesto que el tema se lleve a un debate público.

Apple se niega

En este caso, la compañía líder en desarrollo de dispositivos y tecnología, determina que no puede llevar a cabo esta operación, ya que hackear los datos dentro del teléfono del criminal sería invadir la privacidad de un usuario, y aunque no están para nada de acuerdo con el terrorismo en cualquier nivel, este proceso podría caer en manos en manos equivocadas pasado el tiempo, lo que haría frágil la confidencialidad de cada usuario Apple.

imnagen de texto

De momento, el caso sigue abierto, ya que por parte del FBI se solicita que Apple permita el uso de claves infinitas para extraer los datos, a sabiendas del límite de diez intentos para atinar con el código de cuatro números de los dispositivos con iOS 8 en adelante.

Este sistema de dígitos de seguridad, fue creado luego de las revelaciones que comenzó a hacer Snowden en Wikileaks, por lo que de momento ni la propia Apple tendría los accesos a estos datos.

El FBI y Apple pueden entablar así una de las batallas legales más grandes y significativas de la época.

ENVIAR UN COMENTARIO